RSC

Introducción


El "desarrollo sostenible" definido como el desarrollo que no ponga en peligro las expectativas de generaciones futuras, es un objetivo general asumido por toda la Sociedad. Las empresas forman parte de la Sociedad y, por ello, tienen una responsabilidad en el alcance de ese objetivo común.

En un principio (Cumbre de Rio de Janeiro) la mayor parte de los indicadores de desempeño utilizados para mostrar la contribución de los distintos actores en la consecución de esos objetivos, eran medioambientales. Posteriormente, se tuvieron en cuenta factores como la eficiencia energética, el mayor rendimiento obtenido de materias primas, el mejor uso de los recursos naturales, es decir, todo lo que suponía un ahorro, con lo que se incorporaron factores económicos a los ambientales. Al tener en cuenta que todo esto no tendría sentido si no existiera el factor humano y social, aparecen los tres pilares de lo que, en la actualidad, denominamos Responsabilidad Social Corporativa de las empresas, o lo que es lo mismo, Sostenibilidad.

Existen algunas definiciones que han recogido lo que es o debe ser la RSC. La Comisión Europea proporciona el siguiente: "Un concepto a través del cuál la empresa integra de forma voluntaria las dimensiones social y ambiental en sus operaciones de negocio y en sus relaciones con los grupos de interés?. Y , ¿quienes son los grupos de interés?. Son los individuos o conjuntos sociales, con interés legítimo, que se vean afectados por las actuaciones presentes o futuras de las empresas.

La responsabilidad social corporativa va más allá del cumplimiento de las leyes y normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el son su punto de partida. La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE), como también se le llama, es la forma de conducir los negocios de las empresas que se caracteriza por tener en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

La RSC no es exclusivamente un ejercicio de lo que se ha venido conociendo como "acción social". Es relevante señalar que la RSC no es un nuevo requisito de obligado cumplimiento para las empresas.

Los puertos constituyen una de las principales actividades económicas y de trabajo del país, manteniendo un papel fundamental en la actividad económica de su entorno. Los puertos españoles han evolucionado en los últimos años, aumentando, si cabe, su impacto sobre la actividad económica, e integrándose en las ciudades donde se ubican. La RSC se enmarca también en ésta evolución que experimentan los puertos, aportando una nueva perspectiva para hacer complementarias y compatibles la actividad económica y la sostenibilidad, sumando al aspecto económico y ambiental, el social y humano.

El puerto de Cartagena es una de las infraestructuras más importantes del Levante español, y como tal, no puede ser ajeno a esta evolución, por lo que toma la iniciativa para impulsar entre las empresas y personas que integran la Comunidad Portuaria, la integración de la RSC en todas sus acciones.